Dandole seguimiento a mi anterior post, puedo afirmar que lo que he advertido en dicho artículo empieza a suceder. Se ha anunciado que la firma española Uria y Menendez ha adquirido una participación de un 30% de la fusión entre los bufetes Philippi (Chile) y Prietocarrizosa (Colombia) y dicha fusión empezara a funcionar en enero de 2015. Esta alianza permite a Uria tener una presencia importante en la región sudamericana y será su herramienta de expansión en la región fusionando otras firmas latinoamericanas. Si bien en este caso el modelo de expansión elegido por Uria ha sido la fusión otros despachos españoles como Garrigues han decidido abrir oficinas propias en Latinoamerica, y para mientras los bufetes latinoamericanos esperan expectantes los movimientos de los Españoles. Debemos tomar una actitud proactiva hacia este intercambio y propiciar la expansión de firmas latinoamericanas a España, para equilibrar el intercambio, o terminaremos cediendo gran parte del mercado de servicios jurídicos a firmas Españolas, que es un mercado que nuestras economías emergentes debiesen de controlar y gestionar por su importancia dentro de nuestras sociedades.

Anuncios