Etiquetas

, , , ,

Existe una típica confusión entre los colegas entre lo que constituye el mercadeo y lo que constituye hacerse publicidad, lo cual genera una cierta preocupación al momento de embarcarse en actividades de mercadeo jurídico.

La publicidad consituye acciones masivas para dar a conocer un servicio o producto destinado a provocar una reacción en el usuario promedio, mientras que la definición de mercadeo segun Pedro Rubio consiste en acciones “programadas y consistentes” dirigidas a un mercado objetivo para convertir los potenciales clientes, en clientes reales y efectivos. Son acciones mensurables y específicamente dirigidas a un “mercado” de posibles consumidores que deseen comprar o utilizar nuestros productos y/o servicios”.

Entonces dentro del marketing podemos encuadrar todas las actividades relacionales que mantenemos con nuestros actuales y potenciales clientes, que van encaminadas a crear una relación que desemboque en el intercambio mutuo de servicios y beneficios.

Estas actividades no riñen con el Código de Etica Profesional Guatemalteco, bajo ningun punto de vista, puesto que este prohibe la publicidad en la cual uno ofrece sus servicios y solicita clientela, sin embargo por medio de herramientas de mercadeo jurídico solo esta cimentando su reputación de capacidad y honradez, y poniendose a disposición de la potencial clientela en caso llegasen a necesitarle.

El mercadeo Jurídico es la herramienta mas importante de los despachos grandes y de trascendencia, y necesitamos darle la importancia y el lugar que tiene en los despachos medianos y pequeños para que estos a su vez puedan salir adelante.

Es hora de establecer una clara diferenciación entre marketing y publicidad, entre cimentar nuestra reputación de capacidad y honradez con la de solicitar clientela, para poder obtener los clientes ideales que todos buscamos.

El mercadeo jurídico no solo no es sinonimo de publicidad sino que es nuestro mejor aliado para el crecimiento de nuestra practica profesional.

Anuncios